Un masaje: tan sólo un masaje

Esta entrada es algo que tenía ganas de hacer desde hace tiempo, pero no sabía exactamente desde qué prisma abordarlo. Lo cierto es que los que me veis por RRSS (Instagram, Twitter, Facebook) me tenéis por un tipo que trabaja habitualmente con Ejercicio Terapéutico, intentando integrar al paciente toda la terapia activa que sea posible, tanto en su entorno como en clínica. Esto no es falso, pero no es menos cierto que utilizo habitualmente la Terapia Manual y (nunca solo) el masaje.

Me gusta aclarar a los pacientes que el masaje es una pequeña parte dentro de todo el abanico de técnicas que un fisioterapeuta utiliza como parte de la Terapia Manual, y la Terapia Manual es sólo una pequeña parte dentro del arcoiris que significa un tratamiento de fisioterapia. Es cierto que en clínica muchas veces utilizamos el masaje como sinónimo de Terapia Manual con los pacientes, o ellos así conocen nuestras técnicas pasivas, pero aquí consideraba necesario matizarlo.

La (sobrevalorada) mano de un fisioterapeuta

A muchos nos gusta clasificar las técnicas del repertorio de Terapia Manual en función del tejido diana que vamos a abordar. No significa que no se influya en los otros tejidos, pero teóricamente estaríamos incidiendo más sobre un componente u otro de nuestro sistema neuro-músculo-esquelético:

  • Técnicas Articulares: Movilizaciones de Alta Velocidad (manipulaciones), Accesorias, Movilizaciones Con Movimiento
  • Técnicas de Tejido Blando: masoterapia clínica (MASAJE), Punción Seca (?), estiramientos (de todo tipo)
  • Técnicas Neurales: Neurodinamia

Sólo expuse algunos ejemplos en cada bloque, por no extender mucho el post. Además, el sistema nervioso y el maravilloso mundo de la neurofisiología van a condicionar todas nuestras intervenciones, aunque desde un punto de vista teórico, didáctico y casi organizativo nos gusta agrupar las técnicas de esta forma. Luego, en la práctica, lo cierto es que todo se agrupa y se utiliza en combinación con otro tipo de abordajes. Quería plasmar el amplio abanico de posibilidades.

Por otra parte, decimos que la Terapia Manual es sólo una parte de todo el repertorio. Yo, en mi práctica clínica, lo que suelo usar prioritariamente se podría dividir en 3 grandes bloques:

  • Educación: toda intervención dedicada a una mejor comprensión del paciente de su proceso, de su recuperación, de su papel dentro de todo esto
  • Ejercicio Terapéutico: buscamos producir adaptaciones que nos permitan transferir luego a gestos de la vida cotidiana, preparando a nuestro cuerpo para asumir las demandas a los diferentes aparatos/sistemas
  • Terapia Manual: los abordajes ya mencionados

A parte estaría el amplio terreno de la fisioterapia invasiva (más allá de la Punción Seca), además de la electroterapia y derivados, entre otros. Como podéis ver, todo es mucho más complejo y rico que un masaje. Un masaje es tan sólo un masaje… Aunque a veces pueda ser mucho más.

Un abrazo y feliz lectura 🙂

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *